Un vengador social – Brecha digital
Cultura Suscriptores

Un vengador social

Entre la obra de ese creador puesto a todas las cosas que es el argentino Sergio Bizzio (Ramallo, Buenos Aires, 1956), su novela “Rabia”, publicada originalmente en España en 2004 por El Cobre Ediciones y motivo de múltiples reediciones desde entonces, continúa ocupando un lugar central.

Rabia, de Sergio Bizzio. Criatura Editora, Montevideo, 2015

Entre la obra de ese creador puesto a todas las cosas que es el argentino Sergio Bizzio (Ramallo, Buenos Aires, 1956), su novela Rabia, publicada originalmente en España en 2004 por El Cobre Ediciones y motivo de múltiples reediciones desde entonces, continúa ocupando un lugar central. Criatura Editora, que había hecho suya El escritor comido en 2012, otra de sus novelas más queridas, tiene ahora el orgullo de ofrendar Rabia en una blanca y cuidada edición. Se trata de una novela que ha sido exaltada desde el extremo laudatorio por pares como César Aira, Fogwill y Elvio Gandolfo, y también motivo constante del asedio académico. Confirmando una constante en Bizzio, la novela también ha sido trasladada al cine (se trata acaso del escritor argentino contemporáneo que ha conquistado más adapta...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?