Un vértice de la existencia - Semanario Brecha
Libros. Relatos de Mirtha María Costa

Un vértice de la existencia

Una esquina de la vida, de Mirtha María Costa. Devuelo, Montevideo, 2022. 102 págs.

Mirtha María Costa es una escritora uruguaya conocida mayoritariamente por su actividad lírica. Publicado en agosto del 2022 por la editorial Devuelo, Una esquina de la vida es su último libro, pero el primero escrito en prosa. Dividido en tres secciones que reciben el título del número que las ordena, propone una lectura aleatoria de 65 textos, que pueden ser considerados relatos cortos escritos en prosa, aunque en un estilo narrativo que, por momentos, se encuentra a caballo de la poesía y recuerda algo de El libro de los abrazos de Eduardo Galeano. La hibridez de género deja de percibirse cuando en lo técnico se observa el uso de elementos narrativos clave: personajes en diálogo, la caracterización de ellos en breves relatos y, en general, una peripecia que atina a llamar la atención del lector. En sí, el libro nos revela desencuentros entre personajes, tanto en lo contextual como a través de vueltas de tuerca que nos ponen de frente a objetos humanizados o a personalidades literarias, culturales e históricas en comunicación. Un poco de todo en un mismo espacio textual, esa esquina que da título al libro. Como en un vértice a partir del cual puede visualizarse la existencia en esa perspectiva amplia, en Una esquina de la vida se intersecta la miscelánea de la realidad.

Son diversos los personajes que habitan los relatos. No existe una linealidad en ellos ni siguen un mismo patrón para marcar una idea. Por lo contrario, en las páginas se mezclan personajes de diferentes edades, generaciones y género, con distintas inquietudes o perspectivas; hasta aparecen reconocidos actores históricos o literarios que dialogan con palabras o acciones sin importar el momento histórico. Allí están Idea, Borges, Dylan, Bartleby, los Tres Chiflados, Artigas, Hamlet, Blancanieves, por nombrar algunas de las referencias.

En cuanto a la trama, más allá del abordaje de anécdotas intercaladas –muchas de las cuales comienzan in media res o poseen una peripecia con un giro narrativo particular–, el libro no parece tener un hilo conductor o una temática recurrente. Los cuentos exponen el breve momento de algún personaje que cambia de rumbo. Por ejemplo, en «Una nueva biografía», alguien se encuentra en un quirófano porque debe quitarse los tatuajes para ejercer una nueva tarea. En otros casos, la voz es la de un objeto y nos damos cuenta al final. Una mecedora relata su historia, una llave se encuentra perdida debajo de la cama, una botella de vino evidencia el recorrido de ciertos viajes. En otros cuentos, el giro se aduce a un final inesperado o negativo. «Aficionados» cuenta, a través de un diálogo entre adolescentes, el robo de las preguntas de una prueba. «Por una cabeza» nos revela a un corredor de caballos que no llega a su anhelado objetivo por no oír un despertador.

Este tipo de funcionamiento narratológico se reproduce a lo largo de todo el libro. Así, aunque sigue la misma lógica que la anterior, la segunda parte se caracteriza, además, por la existencia de una voz femenina que emerge, más introspectiva. Esta se recluye en el seno de una familia y retoma anécdotas de ese entorno o viaja al pasado en busca de momentos como tesoros: una carta a sí misma; el tratamiento de las cosas de antes con nostalgia; la visión de esas cosas a través de los niños o los adolescentes actuales. La tercera parte añade relatos más extensos, con mayor desarrollo de la trama, pero continúa la persistencia de lo cotidiano y lo anecdótico.

En líneas generales, el libro propone seres con algunos aspectos de disidencia o quiebres con respecto a lo establecido. A veces entre lo humano y lo inerte, a veces en ese ir contra lo lineal. Casi todos los relatos juegan con la idea de correrle el velo a lo instituido para exponer una realidad que pretende sorprender al lector. No son textos combativos, políticos o transgresores, pero intentan la desautomatización social a través de la repetición de una técnica literaria.

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Idea Vilariño y la traducción

Shakespeare & Co.

Cultura Suscriptores
Reedición y relectura de La casa de enfrente

Alicia Migdal y el tiempo recobrado

Cultura Suscriptores
En agosto nos vemos, novela póstuma de García Márquez

Encuentro real mágico

Libros. Cuarto libro de Felipe Palomeque

La eterna búsqueda de Cunegunda

Las niñas del naranjel, de Gabriela Cabezón Cámara

Hogueras que siguen flameando