Una casa es una vida - Semanario Brecha
Edición 1930 Suscriptores
Sobre el estreno de La casa de Luisa

Una casa es una vida

Audiovisual sobre la casa donde vivió Luisa Cuesta en Mercedes abre la puerta a recuerdos poco conocidos sobre la vida de la emblemática luchadora por los derechos humanos y madre del desaparecido Nebio Melo. Se estrena el 24 de noviembre en Montevideo.

Documental La casa de Luisa. AZUL CORDO

—Nunca decíamos: «Vamos a lo de Nebio». Siempre fue: «Vamos a lo de Doña Luisa».

Doña o «la vieja Luisa» eran las formas en la que jóvenes mercedarios como Nilo Patiño, Sergio Pocho Frantchez o Pilar García llamaban a Luisa Cuesta, cuando Luisa Cuesta era la mamá de un Nebio «plaga»: que le daba trabajo, que se tiraba del puente de cabeza, pero que todavía no estaba desaparecido. Según la propia Luisa, Nebio era un «rebelde de nacimiento».

La gurisada iba a pasar las tardes con ella en el patio de pórtland y tierra de esa humilde casa en la calle Florencio Sánchez 1288. Luisa los recibía con pizzas caseras o con frutillas cosechadas del jardín espolvoreadas con azúcar y servidas en un jarrito. A todos daba hospedaje: a los amigos de Nebio, a compañeros del Plenario Intersindical de ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Con el cineasta argentino Ariel Rotter

Dejar de ser un boludo

Maravillas del 42.o Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay

Ejercicios de resistencia

Cine argentino en el 42.º Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay

En la tierra de Borges, Favio y Martel

42.º Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay

Fortalezas y promesas