Es una cosa portentosa - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Es una cosa portentosa

El gato tuvo la culpa, de Hebe Uhart. Blatt & Ríos, Buenos Aires, 2016 (segunda edición). 330 págs.

El gato tuvo la culpa, de Hebe Uhart. Blatt & Ríos, Buenos Aires, 2016 (segunda edición). 330 págs.

El periplo de la literatura de Hebe Uhart (Moreno, Buenos Aires, 1936) ha sido lento, largo, casi secreto. Desde 1962, año de su debut con Dios, San Pedro y las almas, su obra ha encontrado su lugar de forma casi exclusiva en pequeñas editoriales independientes de existencias breves y visibilidades limitadas. En Argentina, el círculo de sus lectores era reducido; fuera de su país, ese círculo no existía. Por algún motivo, sus cuentos y sus novelas no conseguían acceder a eso que suele llamarse “el gran público”, a pesar de contar con devotos ilustres, como su amigo Elvio Gandolfo o Ricardo Piglia, por no hablar de Fogwill, quien estaba dispuesto a afirmar a los gritos que Uhart es “la mejor cuentista argentina”. La respuesta de Uhart: “Fogwill es loco”.
Sin premios, sin reconocimientos, s...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Las niñas del naranjel, de Gabriela Cabezón Cámara

Hogueras que siguen flameando

Críticas Suscriptores
Libros. Lo nuevo del mexicano Alejandro Vázquez Ortiz

Esto es un muerto

Críticas Suscriptores
Libros. Céline inédito

El ruido