El valor de la subjetividad – Brecha digital
Cultura Suscriptores

El valor de la subjetividad

Leila Guerriero, figura del periodismo narrativo, asiste en Montevideo al Filba. Es un reconocimiento todavía necesario para el género. La lucha continúa: primera persona, subjetividad, criterios de edición; los recursos de la literatura (que no de la ficción) y mucha libertad formal puestos al servicio del periodismo. Muchas veces, del mejor periodismo.

Leila por Ombú.

 

—¿El periodismo va a cambiar el mundo?

—No, creo que no. Hay periodistas que tienen una visión más mesiánica, más utopista, de querer cambiar algo con las realidades que cuentan. Yo nunca tuve esa visión; fui siempre bastante escéptica en ese sentido. Aunque me parece que vale la pena hacer visibles algunas realidades. Pero cambiar el mundo, no, no creo.

—¿Esas realidades hechas visibles han modificado aunque sea la percepción de la gente sobre ellas?

—Sí. Creo que eso es a lo máximo que uno puede aspirar: modificar alguna percepción, y no en la gente en general sino en algunos lectores. Y de pronto te llega ese comentario: “Mirá qué loco; yo leí esta nota tuya y nunca hubiera pensado eso de esta persona” o “No tenía idea que tal persona había hecho esto”, o “Nunca se m...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?