Mundo Suscriptores

Veinte años de paz secuestrada

Guatemala conmemora el 20 aniversario de la firma de los acuerdos de paz que pusieron fin a 36 años de conflicto armado interno (1960-1996). Las desigualdades y la falta de justicia social palpitan en un país que no ha cerrado las brechas que originó el enfrentamiento que dejó más de 200 mil víctimas mortales, en su mayoría indígenas.

Indígenas guatemaltecos reclaman por sus familiares desaparecidos / Foto: Afp, Johan Ordonez

La noche del 25 de abril de 1982 soldados del Ejército de Guatemala en ropa de civil se presentaron en la aldea Chipiacul, en el departamento de Chimaltenango. “Agarraron a las personas en el salón comunal, les dispararon y les prendieron fuego. Los que pudimos, huimos esa noche por la montaña. Al día siguiente regresamos y el Ejército nos reunió a todos en el mismo salón donde estaban los muertos y nos dijeron ‘esto es lo que pasa por estar con la guerrilla’. Los que pudimos, huimos una vez más a la montaña”.

Los hechos que relata Celestina Patal (54 años) se repitieron sistemáticamente durante los años más sangrientos del conflicto armado guatemalteco, que dejó hasta un millón y medio de desplazados y 200 mil muertos, el 93 por ciento a manos del Ejército y los grupos paramilitares, s...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente