Cultura Suscriptores

La gente triste no tiene piedad

“Las cosas que perdimos en el fuego”, de Mariana Enríquez, es un conjunto de relatos que bordean lo fantástico o el horror clásico, mientras que otros son historias de carácter más cotidiano. Algunos se acercan a la ciencia ficción de la clase que trabaja explícitamente con el presente, aunque levemente desencajado.

Las cosas que perdimos en el fuego, de Mariana Enríquez. Anagrama. Barcelona, 2016. 200 págs.

A los 21 años Mariana Enríquez publicó su primera novela, Bajar es lo peor (1994). En la radio la llamaban “la novelista más joven de la literatura argentina”. Hubo, sin embargo, que esperar diez años para la segunda, Cómo desaparecer completamente (2004), también de corte realista, y otros cinco para el cambio de registro que implicó su llegada al género del terror con su primer libro de cuentos, Los peligros de fumar en la cama (2009). En este conjunto de textos, publicados 15 años después de su primer libro, es donde Enríquez encuentra su lugar, una voz propia, en un subsuelo húmedo o en una casa abandonada.

En varias entrevistas la autora ha señalado que la elección del terror como género no fue casual; siempre estuvo ahí, como la primera lectura y el primer plan narrativo. La demor...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La expansión de La Tahona por el norte del país

Aparte

Sociedad Suscriptores
Los sumarios en el Liceo N.º 1 de San José

Defensa activa

Sociedad Suscriptores
Con Federico Álvez, doctor en Historia

Santa laicidad

Sociedad Suscriptores
Los recortes en la ANII

No innovarás

Cultura Suscriptores
Con Beatriz Santos Arrascaeta

«No es fácil exponer la vida»