Mundo Suscriptores

Un mundo de inmigrantes

En las fronteras les espera lo peor, cárcel, hambre, enfermedad y a menudo la muerte. Esta es la historia de Enrique, que salió de un país en guerra, escapado, escondido y así pasó años dando vueltas por el mundo hasta que de a poco se fue construyendo un hogar. Esta no es la historia de los otros millones de refugiados que salen corriendo de un país en guerra, pero podría serla.

Digamos que se llamaba Enrique, aunque él a veces decía llamarse Wilson y otras tantas usaba su nombre de Oriente, una recurrencia de consonantes imposibles de pronunciar. Tiempo después de conocerlo tuve la suerte de verlo varias veces hablar en su idioma. Intenté inútilmente descifrar algo. Finalmente, las veces que pude verlo interactuar con sus colegas cerré los ojos e imaginé una charla de pavos reales y una musiquita gutural resonaba en mis escenas.

Varios meses después de conocerlo me dijo que quizás en el futuro podría volver a su país. Hasta entonces nunca me imaginé que Enrique quisiera pegar la vuelta, pero entendí enseguida que la ilusión de ser libre se insinuara en sus momentos de flaqueza, cuando ante el conflicto es en la infancia donde incluso los más duros buscan refug...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente