Política Suscriptores
La respuesta social y política ante el caso de Christian “Kiki” Pastorino.

Al grito

Desde el pasado domingo el rostro de Christian Damián Pastorino Pimentel, alias el “Kiki”, no paró de circular en todas las pantallas, en todos los papeles. Un día antes se lo reconoció como asesino de Florencia Cabrera en la rapiña del Super Vero, dos meses antes había matado a Alison Pachón en el comedor de su casa. La repercusión social fue diferente en cada caso, también el accionar policial. ¿Qué diferencias hay entre un caso y el otro? ¿Qué es lo que dispara el reclamo de rejas, odio y condena social? ¿Qué representa el Kiki para la sociedad? ¿Desde qué lugar se desarrolla el populismo punitivista?

Seguridad por Ombú.

 “Teníamos todas las pruebas recolectadas, era el primer femicidio luego de aprobada la ley, sólo faltaba dar con su paradero”, explicó a Brecha la fiscal de delitos sexuales, violencia doméstica y violencia basada en género Diana Salvo, refiriéndose al asesinato de Alison Pachón en diciembre del año pasado. Se hicieron más de cuatro allanamientos en distintas casas, pero no se lo localizó. El viernes pasado Salvo le había expresado su preocupación a la Fiscalía de Corte por los magros avances en el caso. A la fiscal no la “conformaban las explicaciones” que brindaba la Policía, porque en todas las oportunidades había un 90 por ciento de probabilidades de que Pastorino estuviera en los lugares donde se hacían los allanamientos. “Lo contradictorio –explicó– es que buscábamos un solo sujeto ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados