Alemania, tú también - Semanario Brecha
Edición 1592 Suscriptores

Alemania, tú también

Los partidos de ultraderecha avanzan en toda Europa. Mientras en muchos países estas formaciones participan en los parlamentos o los gobiernos desde hace décadas, para Alemania es toda una novedad. Con sólo tres años de existencia y tras una mutación, Alternative für Deutschland se prepara para entrar en el parlamento federal el próximo año.

Movilización de Alternativa para Alemania. partido de ultraderecha que accederá al parlamento por primera vez / Foto: AFP, John Macdougall

El crecimiento de Alternative für Deutschland (Alternativa para Alemania, Afd por sus siglas en alemán) significa la normalización tardía del sistema político alemán en el contexto europeo. Hasta hace poco Alemania era el único país del continente que no tenía un partido populista de derecha (o ultraderecha) con representación parlamentaria a nivel nacional. Quizás la formación más emblemática de este tipo sea el Frente Nacional (FN), de Francia. El crecimiento del FN alcanzó los niveles más altos de apoyo en las últimas elecciones regionales –donde dos de sus candidatos (Marine Le Pen y su sobrina Marion Maréchal Le Pen) lograron superar el 40 por ciento– y amenaza ganar la próxima elección presidencial.

Con menos luminarias y repercusión, en Europa oriental la extrema derecha ya está ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
CINE. Camino al oscar: Vidas pasadas

Con sabor a clásico

Cultura Suscriptores
Novela de Olga Tokarczuk

En el final de la literatura

Cultura Suscriptores
A 39 años de We Are the World

El feat más grande del mundo

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Mundo Suscriptores
Contra la ultraderecha

Oigo a un monstruo respirar