Mundo Suscriptores

Apenas aire

Brasil.

Partidarios de Jair Bolsonaro, en la Avenida Paulista, el 26 de mayo / Foto: Afp, Nelson Almeida

A pesar de que no tuvieron el tamaño de las recientes protestas estudiantiles, las movilizaciones de fines de mayo a favor del gobierno fueron significativas. Le dieron un respiro –quizás efímero– a la administración de Bolsonaro y estabilizaron su relación con un Congreso díscolo. Sin embargo, la oposición desde el movimiento social no pretende dar el brazo a torcer.

En defensa de la
educación pública, pero sobre todo contra la reforma previsional, sindicatos y
movimientos populares preparan una huelga general contra el gobierno de Jair
Bolsonaro para el 14 de junio. El último antecedente, la huelga general de
abril de 2017, fue bien grande. A la del próximo viernes ya adhirieron
sindicatos de transporte, metalúrgicos y profesores, pero todavía se desconocen
los alcances y el tamaño q...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El crimen de Bolsonaro en el Pantanal brasileño

Marcado a fuego

Mundo Suscriptores
La Justicia brasileña volvió a fallar a favor de Lula

Otra que cae

Mundo Suscriptores
La imparable violencia policial brasileña

Sin máscara

El apoyo empresarial a Bolsonaro

La mano visible