Mundo Suscriptores

Yo soy aquel que ayer no más decía

«Es demasiado pronto para evaluarla».

«J’avais vingt ans. Je ne laisserai personne me dire que c’est le plus bel âge de la vie.»
Paul Nizan, Aden, Arabie.
Cuando se reunió en 1971 con los dirigentes chinos en Pekín para dar inicio a la normalización de las relaciones con China, Henry Kissinger le preguntó al primer ministro Zhou en Lai su opinión sobre la revolución francesa. El premier chino interpretó que se estaba refiriendo al mayo francés de 1968. Zhou en Lai contestó entonces: «Es demasiado pronto para evaluarla».

Uno de los intérpretes presentes, el embajador Cass Freeman, notó el malentendido pero, como escribió muchos años después, prefirió no aclararlo porque le pareció más sugestivo y poético. Reafirmaba la visión occidental –y orientalista– de un Oriente milenario acostumbrado a medir el tiempo en siglos y no ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cincuenta años de mayo del 68.

Legados de una revuelta mundial