Columnas de opinión Suscriptores

¡Bienvenido Greeting Man!

Algunos han puesto el grito en el cielo. Ese cielo del mismo color que –¡oh casualidades de la vida!– es el de la camiseta de la selección nacional y el que, sin relación con lo anterior, el autor del “Greeting Man” –Young-ho Yoo– eligió para su escultura, para simbolizar a la humanidad entera sin referirla a ningún color de piel en particular. A mí me parece una coincidencia hermosa: que la camiseta celeste pinte con su color un gesto que se pretende de hermandad universal, me hace sentir uruguayo de la forma en que más me gusta sentirme. Como parte del “mundo mundial” –dirían los hoy golpeados amigos españoles– abierto a todas las culturas, curioso frente a todos los inventos y pensamientos, heredero y protagonista de todos los avances, las alegrías y también los dolores de esta avent...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Megaminería en Chubut e intereses rusos

Embestida extractivista

Política Suscriptores
La mirada de militantes jóvenes

Herencias, desencantos, quiebres, permanencias

Política Suscriptores
La llegada de las vacunas en medio del aumento de casos

Claroscuros

Política Suscriptores
Tres militares imputados por caso de las muchachas de abril

Medio siglo después

Política Suscriptores
Las propuestas del Frente Amplio para la crisis

Contra la negación presidencial