Edición 1409 Suscriptores

Blanca va la novia

“La boda” El público es el invitado a esta boda donde todo está dispuesto para una gran celebración. El director Alberto Zimberg (Los padres terribles, La colección) eligió para su puesta de este texto de Bertolt Brecht el lujoso Club Uruguay. En un diálogo citadino los novios atraviesan la Plaza Matriz mientras la convierten en el escenario ideal de su llegada al histórico edificio. Varias son las paradojas que devela este perspicaz texto, y Zimberg interviene este espacio enfatizando su memoria simbólica: esta boda de pequeños burgueses se festeja a lo grande en la sede de la alta burguesía montevideana.Un detallado diseño escénico (con escenografía de Martínez-Schiaffino, vestuario de Villalba e iluminación de Blanchet) convierte este suntuoso espacio barroco en un ambiente kitsch. El ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente