Brasil y la cultura de la violación – Brecha digital
Edición 1593 Suscriptores

Brasil y la cultura de la violación

El aberrante hecho ha sacado a la luz un problema de la sociedad brasileña que diversos antropólogos definen como “cultura de la violación”. Para acabar con los clichés sobre el tema y mostrar que no se trata de hechos aislados sino estructurales, una oleada de mujeres cuenta en las redes sociales cómo fueron violadas.

La brutalidad de la agresión, el papel desempeñado por la policía carioca al inicio de la investigación y las interpretaciones de buena parte de la sociedad, que lo primero que puso en cuestión fue los orígenes de la propia víctima, fueron los puntos marcantes de este hecho que trasciende lo meramente “policial” y que ha provocado al menos que se hable públicamente de un tema relativamente tabú y mucho más habitual de lo imaginado.

Según el Anuario del Foro Brasileño de Seguridad Pública, en este país una mujer es violada cada 11 minutos. Las últimas cifras hablan de casi 50 mil mujeres al año, pero advierten que esta agresión suele ser notificada por apenas el 10 por ciento de las víctimas, por lo que el número total podría llegar a casi medio millón.

Según datos del Ministerio de S...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1933 Suscriptores
La condena a Cristina Fernández y el escándalo de Lago Escondido

La Justicia en su laberinto

Edición 1933 Suscriptores
Alta tensión entre los presidentes del Mercosur

Fuegos de artificio y tiempo de descuento

Edición 1933 Suscriptores
El fallido intento de reforma electoral de López Obrador

Choque de relatos

Edición 1933 Suscriptores
Astesiano vendía servicios de seguridad a empresarios vinculados a Lacalle Pou

El cliente

Edición 1933 Suscriptores
Distintos lobistas que vendían material de defensa usaban a Astesiano como puente para acceder al gobierno

Andaban volando