Cultura Suscriptores

El cambio permanente y la duda metódica

Sigue manando convencida de existir fuera de sí la poesía inagotable de Washington “Bocha” Benavides (Tacuarembó, 1930) y sus varios heterónimos. Para el 23 de mayo, a 50 años de la primera edición de “Las milongas”, y a sus 85 años, Banda Oriental, Ayuí Tacuabé y la sala Zitarrosa preparan un homenaje. Un buen momento para repasar lecturas y recuerdos.

Foto: Pedro Pandolfo

Si hay algo en lo que cree este poeta de “fe siempre en crisis” es en el cambio y la duda. Sin embargo, sigue manando convencida de existir fuera de sí la poesía inagotable de Washington “Bocha” Benavides (Tacuarembó, 1930) y sus varios heterónimos. Para el 23 de mayo, a 50 años de la primera edición de “Las milongas”, y a sus 85 años, Banda Oriental, Ayuí Tacuabé y la sala Zitarrosa preparan un homenaje. Un buen momento para irrumpir en la calle Garibaldi y, además, de repasar en su voz la emoción de lecturas y recuerdos.

—Quisiera sacarme una duda. Me hicieron un cuento insólito de su padre, Héctor Benavídez.

—Nada es insólito en Tacuarembó. Y de mi padre podés encontrar las cosas más inauditas. Fue un guitarrista al que Lauro Ayestarán le grabó 40 temas de folclore norteño. Mi abu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Señales de una política agropecuaria regresiva.

La esquila

Sociedad Suscriptores
El nuevo directorio de Colonización y su representación

¿En nombre de quién?

Sociedad Suscriptores
Decenas de miles de trabajadores perderán su trabajo al finalizar el año

Te llevan

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Conversaciones en la Facultad de Psicología

Pandemia, psiquis y después