Cartas a la AUF de la Asociación Palestina de Fútbol y el club deportivo Al Khader – Brecha digital

Cartas a la AUF de la Asociación Palestina de Fútbol y el club deportivo Al Khader

Carta del club palestino Al Khader a la Asociación Uruguaya de Fútbol

Estimado Ignacio Alonso,

jugadores de la selección de Uruguay,

directivos y personal:

Les escribimos desde el Club Deportivo Al Khader, en los territorios palestinos ocupados. Escribimos esta carta con el corazón apesadumbrado, pero también lleno de esperanza y determinación. Estamos de luto por nuestro segundo jugador asesinado por soldados israelíes en menos de dos meses. Tenemos la esperanza de que escuchen nuestro llamado y no acepten la cínica invitación del apartheid israelí para realizar allí su etapa de entrenamiento previa al Mundial.

El 11 de abril, los soldados israelíes le dispararon a muerte a nuestro defensa, el jugador de 19 años Mohammad Ghneim. Ni siquiera habíamos empezado a recuperarnos de esta trágica pérdida para nuestro equipo y nuestra comunidad cuando el 27 de mayo los soldados israelíes asesinaron a otro de nuestros jugadores, Zaid Ghneim. Tenía solo 14 años, un niño. Tanto Zaid como Mohammad fueron baleados por la espalda durante las incursiones de los soldados israelíes en nuestra localidad de Al Khader, cerca de Belén.

Todos nuestros jugadores, al igual que millones de palestinos y palestinas, crecen bajo la brutal opresión del régimen de apartheid de Israel, cuando tienen la suerte de crecer. Solo desde principios de este año, Israel ha asesinado a 13 niños palestinos, según la Defensa de la Niñez Internacional. Por desgracia, la experiencia de nuestro equipo no es única. La Academia de las Estrellas del Fútbol está de luto por la pérdida de Thaer Yazouri, de 18 años, cuya vida fue segada por una bala israelí hace dos semanas en la ciudad palestina de Al-Bireh, cerca de la colonia ilegal israelí de Psagot. El año pasado, el Balata FC perdió a Saeed Odeh, un prometedor jugador de 16 años, que soñaba con jugar en la selección nacional palestina. Saeed también fue asesinado a tiros por soldados israelíes.

Como palestinas y palestinos, ni siquiera podemos llorar sin que la violencia del apartheid israelí agregue más dolor a nuestros funerales. El mundo expresó su indignación cuando las fuerzas israelíes mataron y luego golpearon brutalmente a quienes portaban el féretro y a los deudos en el funeral de la renombrada periodista palestina Shireen Abu Akleh, un acto de brutalidad condenado por los líderes católicos y otros líderes cristianos de Palestina. Fue asesinada el mismo día que Thaer Yazouri.

La indignación es bienvenida, ya que muchos de los crímenes que Israel comete contra nosotros, palestinos y palestinas, pasan desapercibidos. Sin embargo, necesitamos algo más que indignación. Merecemos justicia y rendición de cuentas. Como mínimo, necesitamos que seleccionados célebres como el de Uruguay no ofrezcan a Israel una oportunidad de oro para blanquear con el deporte su régimen de apartheid. Israel se ofrece a acoger a Uruguay para entrenar antes de la copa del mundo por esta misma razón: para darse la cobertura que necesita para seguir entrenando a sus soldados en el asesinato y la mutilación de jóvenes palestinos, incluidos los futbolistas.

No podemos ni queremos quedarnos callados. Nos pronunciamos contra el partido amistoso que la selección de fútbol de Argentina tenía previsto disputar con el apartheid israelí, teniendo a Mohammad en nuestros corazones. La noticia de que el partido no se celebrará dio esperanzas no solo a nuestro club, sino a toda nuestra ciudad.

Ahora, con Zaid y Mohammad en nuestros corazones, pedimos a Uruguay que entrene en otro lugar y que, al hacerlo, ayude a evitar que Israel siga matando las vidas y los sueños de los jóvenes jugadores palestinos. Un equipo como el de Uruguay tendrá otras ofertas para entrenarse para el Mundial. Por favor, acepten una de esas ofertas y ayúdennos a aislar al régimen de apartheid israelí hasta que respete nuestros derechos fundamentales, tal y como se hizo con la Sudáfrica del apartheid. No estarían ni de lejos solos. Un número sin precedentes de futbolistas, equipos y atletas están poniéndose del lado correcto de la historia y se niegan a blanquear con el deporte el apartheid israelí.

Por amor a nuestros compañeros de equipo y al juego, les instamos a que nos ayuden a parar lo que Amnistía Internacional denomina asesinatos «sistemáticos, ilegales y arbitrarios» de palestinos por Israel, que trata al pueblo palestino como «un grupo racial inferior». Por favor, no vayan a entrenar a donde los soldados israelíes se entrenan para matarnos. No acepten la invitación del apartheid israelí para la preparación previa al Mundial.

Club deportivo Al Khader

***

Carta de la Asociación Palestina de Fútbol a la Asociación Uruguaya de Fútbol

Estimado Ignacio Alonso,
presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol:

La comunidad futbolística palestina recibió con tristeza la noticia de que la selección uruguaya de fútbol planea jugar un partido amistoso con Israel el 19 de noviembre, como parte de su preparación para la copa del mundo en Qatar.

Nuestro respeto por los estatutos de la FIFA y las normas éticas del fútbol nos impide interferir en los asuntos de otra asociación de fútbol, a menos que estos impliquen una violación de nuestros derechos. Si Uruguay decide jugar en Tel Aviv, es verdad que estará jugando en el territorio de la Asociación Israelí de Fútbol y podría parecer que, en lo relativo a los estatutos, no nos afecta. Pero lo que puede que no sepan la Asociación Uruguaya de Fútbol y los hinchas de su selección es que la Asociación Israelí de Fútbol ha violado sistemáticamente y con impunidad los mismos estatutos y normas éticas que hemos intentado defender por años. Aún organiza actividades futbolísticas en las colonias ubicadas en los territorios palestinos, internacionalmente reconocidas como ilegales de acuerdo a numerosas resoluciones de la ONU. Aún permite que más de seis equipos de fútbol con sede en esas colonias ilegales jueguen en su liga nacional, mientras la ocupación israelí impide el movimiento, arresta y asesina a jugadores palestinos y destruye nuestras instalaciones deportivas.

Estimado presidente, no podemos interferir en los asuntos futbolísticos de su asociación, pero podemos, al menos, contarle con qué clase de Estado planea jugar un partido amistoso. Hace solo algunos días atrás, el futbolista Zeid Mohammed Ghneim, de 15 años, jugador del club de fútbol Al Khader, fue asesinado por soldados de la ocupación israelí en su pueblo natal de Al Khader por manifestarse pacíficamente contra la violencia de los mismos colonos a los que la Asociación Israelí de Fútbol permite jugar en su liga. Menos de un mes antes del homicidio de Zeid, los soldados israelíes mataron a su primo lejano, el futbolista Mohammed Ali Ahmed Al Ghneim, y luego al futbolista del Shabab Al Bireh Thaer Yazouri, por la misma razón. Estos tres casos son apenas una muestra de la larga lista de jóvenes futbolistas asesinados por Israel, para cuyas historias necesitaríamos muchas más páginas.

Respetamos su derecho a elegir con quién jugar, pero es nuestro derecho aconsejar a nuestros amigos que no premien a un sistema de apartheid que niega a todo un pueblo sus derechos básicos e inalienables y usa el fútbol para lavar su imagen internacional de la mancha de sus crímenes contra nuestro pueblo.

Saludos cordiales,

Tte. Gral. Jibril Rajoub,

presidente

Asociación Palestina de Fútbol

Artículos relacionados

Edición 1907 Suscriptores
Los amistosos de Uruguay y el futuro de la televisación del fútbol local

Pagar para ver

Edición 1905 Suscriptores
Hinchadas, Policía y política

Trapos al sol

La selección uruguaya y la concentración en Israel

Sin derecho a la pelota

Edición 1879 Suscriptores
La salida de Tabárez

Las piedras del camino

El despido de Tabárez de la selección nacional de fútbol

La trama detrás del final