Colores, ritmos - Semanario Brecha
Edición 1404 Suscriptores

Colores, ritmos

Que en ciertas líneas muy generales el primer trabajo de Sebastián Jantos (Fui yo, 2008) pudiera encuadrarse dentro de una veta asociable con Jorge Drexler quizá haya ayudado a aceitar su aceptación en Argentina y en distintas zonas de Brasil, donde se presentó varias veces en estos cuatro años, interactuando con músicos locales de su generación. Su ópera prima ya era prometedora, pero toda esa experiencia nueva se refleja positivamente en este segundo trabajo,* mucho más personal e importante. Es una producción ambiciosa, con varios músicos en cada uno de los surcos y planteos sonoros bien distintos entre una canción y otra. Suena con la polenta de una banda, pero no hay batería, y muchas veces el bajo es acústico. Lo que sí hay es una gran variedad de instrumentos de percusión que, al n...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia