Comer, reverenciar, palpitar - Semanario Brecha
Crítica de cine Suscriptores

Comer, reverenciar, palpitar

El cine de Hirokazu Kore-eda.

Fotograma de De tal padre, tal hijo / Foto: difusión

Hay quienes se refieren a Hirokazu Kore-eda como “el Ken Loach japonés”, por su conexión humanista con las clases trabajadoras, por filmar dramas domésticos en los cuales personajes sencillos se desenvuelven en su quehacer diario, conversan, discuten o cenan juntos, y en los que dicen mucho más de lo que aparentan. Un pequeño ciclo en Cinemateca1 es la excusa para repasar el estilo y la sólida obra de uno de los más importantes directores contemporáneos.

Habitualmente también se lo compara con el maestro japonés Yasujiro Ozu, señalando sus obvias coincidencias con el estilo reposado y cotidiano de este. Kore-eda suele centrar sus abordajes en diversos integrantes de un mismo grupo familiar, dando cuenta del recambio generacional, del choque entre tradición y modernidad, del transcurrir ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Cultura Suscriptores
Anatomía de una caída, de Justine Triet

Reencuadrar la verdad

Crítica de cine Suscriptores
Cine. Pobres criaturas, de Yorgos Lanthimos

Feminismo steampunk

Cine. En lo alto, de Hong Sang-soo

Alcanzar la paz