Cultivo la rosa blanca - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Cultivo la rosa blanca

Ya hay un preso por ocupar. Y ya hay una procesada por esa causa realizando una huelga de hambre. El juzgado penal de Atlántida se apresta a atender decenas de denuncias que pueden terminar de manera similar. De cómo se aplica la ley de usurpaciones y los ocupantes de la Costa de Oro trata esta nota.

Foto: Federico Gutiérrez

“El lugar ideal para potenciar un contacto pleno con la naturaleza en un ámbito donde la paz y el verde lo liberan de todo tipo de tensiones provocadas por la ciudad.” Así presentan la zona los vendedores de solares del barrio privado Villa Juana. Es frente al arroyo Pando, sobre la ruta 34, algo al norte de la intersección con la Interbalnearia, pegado a Las Cumbres de Neptunia.

Y es una descripción bastante exacta. Por lo menos mucho más exacta que muchos de los datos que esa página brinda sobre la ubicación del country, pues la playa está a 45 cuadras del emprendimiento y no a diez como se anuncia, y si un desprevenido comprador intentase llegar desde ahí al “centro de Carrasco” en los diez minutos que los vendedores de Villa Juana calculan, seguramente tenga problemas con la ley.1
...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón