Desarchivando a Freud - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Desarchivando a Freud

Después de tantas biografías de Freud, esta obra de Élisabeth Roudinesco logra usar con beneficio el “exceso de archivos” que tenía a su disposición para su historiografía. Con estilo narrativo y claridad expositiva francesa, profundiza en el contexto histórico y cultural del que surge la invención del psicoanálisis en Viena de fines del XIX.

Leer este Freud actual de Élisabeth Roudinesco partiendo de la pregunta inicial nos enfrenta, una vez más, a la situación que ella misma llamó “escoger nuestra herencia”,1 porque la verdadera fidelidad a una herencia y a los destinos de la filiación es serle infiel, no seguirla literalmente ni en su totalidad imposible, poderse separar y tomar la distancia necesaria para introducirse en las fisuras y contradicciones de una obra y de un pensamiento. Este es el Freud que nos propone esta biografía desde la historiografía, como ella prefiere delimitarla. Ninguna reflexión contemporánea atravesada por la teoría psicoanalítica puede ser un “sistema de pensamiento”,2 en tanto todas las formas de la cultura han experimentado una transformación intensa que liquidó los esquemas totalizadores y de “...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia