El cantor difuminado - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

El cantor difuminado

Pródiga en chismes y en datos precisos (fechas, ganancias, porcentajes de divorcios y regalías, entre otros), la biografía de Bob Dylan escrita por Howard Sounes se propone atrapar al hombre detrás del mito a sabiendas de que eso es imposible. En el camino, Dylan aparece y desaparece.

¿Qué hay en ese millonario anciano judío de voz calamitosa, premio Nobel de literatura, que grabó su último gran disco veinte años atrás –el Time Out of Mind de “Love Sick”, “Not Dark Yet” y “Highlands”–, de aquel gurí zaparrastroso que dejó la calma de Hibbing, Minnesota, para llegar a Nueva York con una guitarra y unos escasos dólares en el bolsillo? El viaje que va desde aquel 1961 hasta el presente es el que emprende Howard Sounes en Bob Dylan. La biografía, cuya edición ampliada ha publicado Reservoir Books. Sounes no es ningún pionero en su cometido, porque son muchos los que antes que él han intentado aprehender a Dylan, generando miles y miles de páginas de libros, artículos, diatribas, novelas, manuales, testimonios, papers, panegíricos y un largo etcétera, transformándolo en uno ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1985 Suscriptores
Sartori admitió ante la JUTEP su vinculación con empresas omitidas en sus declaraciones juradas

Fusiones, confusiones y confesiones

Edición 1985 Suscriptores
Salud: un proyecto contra los servicios vips

Equidistancias e inequidades

Edición 1985 Suscriptores
La distribución de ingresos y regalías en la industria musical uruguaya

El dinero es un hit

Edición 1985 Suscriptores
Abuso policial en el barrio Ituzaingó

Levantá la cabeza, se te cae la gorra

Edición 1985 Suscriptores
El archivo de la causa por el acuerdo con Katoen Natie como «asunto político»

A mal puerto