Disponible en Netflix: Fragmentos de una mujer

El dolor más intenso

Tan sólo dos horas después de que la actriz inglesa Vanessa Kirby ganara el premio a mejor actriz en el último festival de Venecia, Netflix se hacía con los derechos de exhibición de esta película. Quizá el premio fue lo que llamó la atención del gigante del streaming mundial, pero, en realidad, credenciales no faltaban: el productor ejecutivo detrás de este proyecto es Martin Scorsese. El director húngaro Kornél Mundruczó viene arrasando con premios en festivales desde hace dos décadas, con un cine impactante y espectacular como pocos –su película White God tiene un despliegue monumental: en ella, una estampida de centenares de perros invade las calles de Budapest–, y, además, esta película cuenta con un reparto de primerísimo orden. Aparte de Kirby, quien ya era conocida por su aclamada interpretación en las dos primeras temporadas de The Crown, cuenta, entre sus protagónicos, con Shia LaBeouf (Honey Boy, Transformers) y con la ya casi nonagenaria Ellen Burstyn (El exorcista, Réquiem por un sueño).

Este es el debut de Mundruczó en un largometraje angloparlante y ambientado en Estados Unidos, una entrada a Hollywood que lo ubica muy bien de cara a los próximos premios Oscar. Como no puede ser de otra forma, los comentarios sobre esta película suelen poner el foco en un plano secuencia de 23 minutos que da inicio a la historia y en el cual un parto domiciliario adquiere dimensiones inesperadas. Aquí todo el talento y la experiencia del director húngaro toman cuerpo en una secuencia de verosimilitud y tensión extrema en torno a la pareja protagónica, con la cámara moviéndose sutilmente entre ellos y la partera, siguiendo alternativamente a uno y otro y cambiando de habitación continuamente. Esta escena de alto impacto, vívida y brillantemente lograda es un preámbulo necesario para todo lo que viene después (siguen spoilers): un desarrollo de las consecuencias vivenciadas por la pareja y sus allegados ante un trauma tan profundo como el generado luego de la muerte de un hijo recién nacido.

La guionista Kata Wéber, esposa del director Mundruczó en la vida real, se basó en una experiencia propia para escribir esta historia y es algo que se nota: detalles como la sensación de fracaso o de culpa, las opiniones y consideraciones de terceros para una situación de dolor íntimo o los cambios posteriores en los vínculos con los seres queridos son expuestos con el conocimiento de causa de quien vivió una situación similar, lográndose así una evolución lógica en cada uno de los personajes centrales. Surgen apuntes notables, como la necesidad de que exista un culpable que deba pagar por este sufrimiento extremo que toca atravesar, una característica sumamente propia de nuestra idiosincrasia y nuestras raíces judeocristianas, o los impulsos «protectores» de la madre de la protagonista, empeñada en enmendar y corregir los «errores» de su hija. Las infidelidades, la violencia, la ruptura de la pareja son presentadas con altura, sin posicionamiento o juicios de valor, en una sucesión tan creíble como implacable.

Pieces of a Woman. Canadá/Hungría/Estados Unidos, 2020.

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Horacio Quiroga y el cine

De letras e imágenes

Ciclo de cine «Marzo, mes de la mujer», en TV Ciudad

El foco en lo femenino

Cultura Suscriptores
Las películas de los Globos de Oro 2021

Derivas y devaneos

Israel: censura y persecución por documentar una masacre

Guerra al cine