El furor de las encuestadoras – Brecha digital

El furor de las encuestadoras

Macedonia.

Con el correr de los años, se han multiplicado las empresas encuestadoras y diversificado los métodos con los cuales los estudiosos llegan a determinados porcentajes. Todo lo cual, sumado a un incremento en la frecuencia de emisión de resultados, configura lo que técnicamente se conoce como “un quilombo”.

Esto en sí no sería tan grave si no fuese porque nos encontramos en medio de una campaña electoral de cara a una interna, en la cual, además, el voto no es obligatorio. Lo que, en definitiva, amplía los márgenes de error, acrecentando aun más la incertidumbre. Esto es lo que en la Universidad de Cambridge, de Reino Unido, denominan, de forma unánime, “un lío de la gran flauta”.

Pero acá no termina la cuestión. Porque las consultoras están no sólo abocadas a la competencia entre partidos, sino también a las internas partidarias entre múltiples adversarios. Y, por si esto fuera poco, se lanzan a imaginar resultados ya no sólo para junio, sino también para octubre y noviembre, cruzando todas las opciones posibles.

Así que cualquier ciudadano promedio, al analizar las encuestas, podría interpretar fácilmente que, en un balotaje, Martínez le ganaría por un punto a Lacalle Pou, quien vencería a Cosse por dos puntos, salvo que Talvi no obtuviera más votos que Unidad Popular, dejando a Mieres muy cerca del 2,5 por ciento… o 25 por ciento, lo que, finalmente, generaría una definición cabeza a cabeza entre Juan Sartori, Mario Bergara, Peñarol y los Zíngaros. Todo esto, siempre y cuando no llueva, o llueva poco de mañana, que es cuando acudiría a las urnas el votante de Sanguinetti, proclive a la gripe y respetuoso del frío, a diferencia del militante comunista, más cercano al Caribe y algo más distante de Zubía.

“Todas las encuestas daban que ganaba, y terminé perdiendo”, afirmó Jorge Larrañaga, en una frase que no sabemos si resulta pertinente para cerrar esta nota, pero que nos parte al medio y nos hace reflexionar sobre el sentido de la vida, el furor de las consultoras, su carrera política y otras cosas sin respuesta.

Artículos relacionados