Cultura Suscriptores

El Hollywood anual

El próximo domingo las pantallas de televisión se enfocarán en la ceremonia de entrega de premios al cine más famosa del mundo. Un ritual anual que concita expectativas, rechazos, acuerdos, malhumores, rara vez unanimidad. Como lo mismo pasa entre quienes nos ocupamos del cine en este semanario, este artículo se compone de miradas distintas a distintos aspectos del concurso.

Desde su primera edición, en 1929, la historia del Oscar está jalonada de anécdotas que tienen tanto que ver con omisiones y garrafales chambonadas como con alguna impensable forma de justicia. Si, como es bien sabido, el gran Orson Welles fue un consecuente olvidado de los premios –sólo tuvo, en 1971, esa mezcla de homenaje y epitafio que es el premio a la trayectoria, además del obtenido por el libreto de El ciudadano, que según rumores fue sobre todo por la coparticipación de Herman Mankiewicz–; si, como recuerda el siempre versadísimo en este asunto Homero Alsina Thevenet, el libreto de Cuando huye el día, de Bergman, perdió en ese rubro en 1957 frente al de la comedia Problemas de alcoba –una de aquellas bobadas con Doris Day–, también es cierto que algún filme modesto y de bajo presu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Convulsión social en Colombia por la brutalidad policial

Pulsión letal

Mundo Suscriptores
Venezuela tras el llamado de Capriles

El dilema opositor

Cultura Suscriptores
Centenario de Ray Bradbury

Espejo del futuro

Cultura Suscriptores
Sobre Anástrofe, de Sandino Núñez

El daño ya está hecho

Sociedad Suscriptores
Sobre el presupuesto (no) destinado a la Ley Integral contra la Violencia Basada en Género

¿A quién le importa?