El hombre que siempre estuvo - Semanario Brecha
Crítica de cine Suscriptores
D A Pennebaker (1925‑2019)

El hombre que siempre estuvo

Filmó a Bob Dylan de tal manera que el comienzo de su documental “Don’t Look Back” se transformó en el clip más citado –y parodiado– de la historia de la música. Usualmente se lo considera uno de los principales cronistas de la contracultura de los años sesenta. Sin embargo, su aporte más importante al arte del siglo XX ha sido encontrar el drama que esconde la realidad y entender que se puede enfocar una luz muy muy fuerte para que lo que se vea sean los alrededores.

Bob Dylan y D A Pennebaker durante el rodaje de Don´t Look Back / Foto: difusión Nofilm school

Hay una
historia del cine que se cuenta menos, pero que es
quizás más apasionante que la que se ocupa de películas, directores, actores y
actrices. Es la historia de la técnica, que es también la historia de algunos
hombres y mujeres, la de algunos problemas y sus soluciones, la historia de lo que
hace, por ejemplo, que la Academia de Hollywood sea de artes, sí, pero también
de ciencias. Seguramente, si se escribiera esa historia, el canon del cine
cambiaría y Orson Welles les cedería el asiento a Stanley Donen y Robert
Flaherty a D A Pennebaker.

Donn Alan
Pennebaker era ingeniero y, de no ser por el cine, su aporte a la humanidad
hubiera sido haber creado el primer software de reservas aéreas que se aplicó
comercialmente. Penny, como lo llamaban afectuosamente, había servido en la
mar...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Triunfo colosal

Nieve en los Goya

Cultura Suscriptores
Anatomía de una caída, de Justine Triet

Reencuadrar la verdad

Crítica de cine Suscriptores
Cine. Pobres criaturas, de Yorgos Lanthimos

Feminismo steampunk

Cine. En lo alto, de Hong Sang-soo

Alcanzar la paz