Edición 1414 Suscriptores

El lector recostado

Lenguaje, costas, huesos Da vuelta Macedonio y dice: “A veces tengo la ilusión de ser yo el que busca, yo el que encuentra; a veces descorro el velo de esa vanidad y descubro con placentero horror que son las cosas las que me persiguen, bien de cerca, insistentemente hasta alcanzarme, y finalmente, quizás por esa gentileza que tienen las cosas, acostarse en mis manos y hacerse las descubiertas”. Yo lo miro pensativo y decido acostarme frente a él. Mostrar el lado nunca acabado donde Macedonio me mira y duda si soy otro diferente a él. Enseguida me incorporo para no abrumarlo. Sé que lo que más lo perturba es esa posición, ese modo de presentarse que esconde las formas, que busca confundirlas, que desafía a los nombres (y con ellos a los hombres). Macedonio, ya más tranquilo, continúa ha...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente