El malquerido - Brecha digital
Edición 1534 Suscriptores

El malquerido

No quedaba bien para la crítica literaria encontrar virtudes en un libro de Galeano. Ni siquiera era fácil conseguir críticos de oficio que reseñaran su trabajo en algunas de las redacciones que ahora llenan páginas de luto. Casi todos cometimos el pecado de negarlo más de tres veces.

No quedaba bien para la crítica literaria encontrar virtudes en un libro de Galeano. Ni siquiera quedaba bien considerarlo un escritor. Se podía perdonar a otros con esa indulgencia que a veces festeja debuts sólo por no perder el tren generacional o que acompaña en prolijo seguimiento las solitarias carreras de antiguas noveles promesas. Pero a Galeano no. Ni siquiera era fácil conseguir críticos de oficio que reseñaran su trabajo en algunas de las redacciones que ahora llenan páginas de luto. Entre los escritores, casi todos cometimos el pecado de negarlo más de tres veces. Galeano se repetía. Cuidaba del personaje midiendo cada palabra. Todo eso era cierto. También era verdad que ningún periodista escribía como él. Había parido, dice la leyenda que en 40 días y 40 noches, un gran report...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera