El medio es el mensaje - Semanario Brecha
Edición 1633 Suscriptores

El medio es el mensaje

A mitad del siglo XX la Unión Soviética puso en órbita el satélite artificial Sputnik. Con el mismo nombre, en honor a esa historia, el medio de comunicación estatal ruso avanza por el mundo y aterriza en lugares estratégicos. Así, Sputnik llegó a Montevideo con el objetivo de que la voz del gobierno que lidera Vladimir Putin llegue a oídos de los latinoamericanos.

La jefa de redacción de Sputnik Mundo, Patricia Lee / Foto: gentileza Sputnik

De un tiempo a esta parte Rusia ha buscado ocupar un lugar privilegiado en el tablero mundial. En el mapa geopolítico, el país liderado por Vladimir Putin intenta hacer contrapeso y erguirse como una de las superpotencias del globo. Para colmar esta gran aspiración, el presidente ruso dispone –entre otras cosas– de los medios de comunicación estatales. En 2013 el mandatario realizó una reestructura mediática y aglutinó a los medios con vestigios soviéticos Ria Novosti y La Voz de Rusia en una nueva agencia de información estatal llamada Rossiya Segodnya. Bajo su ala, desde 2014 funciona y se multiplica por el mundo Sputnik.

El incipiente jugador mediático produce información las 24 horas del día en cuatro idiomas –inglés, árabe, chino y español– y realiza traducciones a más de 30 lengua...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada