El mismo, el otro - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

El mismo, el otro

Desde el 14 de junio de 1986, cuando murió en Ginebra, ha sido sin embargo mayor el crecimiento del prestigio y, sobre todo, la incidencia de Borges en los nuevos escritores y en la literatura, o en lo que queda de ella.

“Maten a Borges”, las últimas palabras de Gombrowicz en Sudamérica. El conde polaco las gritó desde el barco a sus discípulos, una breve comitiva de acólitos fieles y parias que lo despedía. El exabrupto no dejaba de ser homenaje mayor. En 1986, poco después de su muerte, Enrique Pezzoni visitó Montevideo y dijo con modales de Sur que había que “olvidar a Borges”. Otros han repetido variaciones de esa angustia de las influencias que él no profesó o disimuló quizá magistralmente. Matarlo ya se había intentado hacerlo en vida, Adolfo Prieto y otros jóvenes argentinos debutaron a mitad de los cincuenta en el previsto parricidio y lo hicieron en nombre de la ideología. Juan Fló, de este lado del río, se ocupó de antologizar detractores en su Contra Borges (un pretexto para sumarse aunque con a...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada