El reloj institucional - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

El reloj institucional

Tope de 40 años para acceder a técnicas de alta complejidad de reproducción asistida.

Dibujo: Ombú.

Primero acudieron a los ginecólogos, que les reclamaban paciencia, luego a los estudios de fertilidad y a las inseminaciones artificiales. Sin éxito, se toparon con el Fondo Nacional de Recursos (Fnr), y los impronunciables nombres de los estudios les empezaron a resultar familiares, y fueron en busca de los medicamentos necesarios, que se consiguen en una única farmacia de Montevideo, aunque vivan en la capital o en Artigas (entonces los cargaron en los ómnibus procurando que no se cortara la cadena de frío). El final del camino fueron las clínicas de fertilidad, que están sólo en Montevideo y Salto. Así, la búsqueda de un hijo para muchos empezó a estar mediada por pasajes de ómnibus y estadías. Así, los meses se convirtieron en años.

De las 1.306 solicitudes realizadas en los dos año...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón