En el centenario de María Esther Gilio: El revés de la trama - Brecha digital
En el centenario de María Esther Gilio

El revés de la trama

Intrépida, sagaz, graciosa, tan encantadora como incisiva, culta, ocurrente, sensible, comprometida, espléndida, siempre espléndida. Así era María Esther Gilio, maestra de periodistas, que cultivó como nadie el arte de la entrevista con aires de crónica. Su gusto por narrarse a través del humor autoconsciente, recurriendo con frecuencia a la anécdota, tuvo, sin embargo, el efecto de asordinar su verdadero peso como escritora y su lugar como integrante –de florecimiento tardío, pero de pleno derecho– de la generación del 45.

FIORA BEMPORAD

Hay muchas maneras de recordar a María Esther, de homenajearla, de recuperar su legado y de intentar impulsarlo hacia el futuro. Invocar y convocar a la compañera de carne y hueso con la que nos encontrábamos en la redacción puede ser una. Intentar recuperar el impacto que nos provocó descubrir su trabajo en estas mismas páginas, otra. Recorrer su vida, tan novelesca, otra más. Sin embargo, a mí, que la traté tan poco, de repente me empezó a venir como una rabia.

No sé bien de dónde salió esa rabia, pero después que apareció ya no se fue. Seguía leyendo sus notas y libros, creía que por fin me había librado de ella y de repente ahí estaba de nuevo. Hasta que un día me di cuenta de que lo que me pasaba era que no quería que María Esther siguiera contando anécdotas maravillosas en sus en...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados