El vampiro de la calle Yerbal - Semanario Brecha
Edición 1470 Suscriptores

El vampiro de la calle Yerbal

Máximo Cándido Araujo, el “Caoba” Ya habían corrido cuarenta largos minutos desde que las campanas de la Catedral Metropolitana redoblaran por el aniversario número 1.928 del nacimiento de nuestro señor Jesucristo, cuando un grito desgarrador quebró la jarana que ya a esa hora reinaba en el Bajo. La zona se explayaba sobre la proyectada pero aún inexistente Rambla Sur de Montevideo, entre el Templo Inglés y el Dique de Mauá. Tenía como arteria central la calle Yerbal y como laterales las hoy aún existentes Brecha, Camacuá y Mini.Era un dédalo de oblongas callejuelas empedradas que convergían en tres, cuatro y hasta siete esquinas. Sus veredas estrechas estaban repletas de vendedores ambulantes ofreciendo prácticamente todo: naranjas y bananas, fainá, billetes de lotería, postales pornogr...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia