Sociedad Suscriptores
Los muertos del puerto

Elegía de martes 13

Los muertos del puerto.

Ilustración: Dani Scharf

Por querer trabajar, dos muchachos murieron en el puerto. La investigación que debe esclarecer causas y responsabilidades es compleja y sigue en curso. ¿La mercadería? Bien de bien, navegando sanita hacia su destino. Un decreto recién aprobado puede evitar que algo así se repita.

Julio, “Mirito” para los más cercanos, hubiera cumplido 23 años el sábado pasado. Era del barrio Conciliación, pero hace poco había terminado de levantar, en Santa Catalina, la casita donde vivía con su compañera y sus dos hijas (una de sangre y la otra “de corazón”). Parece que no hay foto en la que aparezca serio, siempre sale haciendo alguna macacada. Le sacaba chispas al piso si sonaba una plena. Se había tatuado en el torso una frase larga: “Si después de esta vida volviera a nacer, una sola cosa le pedirí...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Habrá denuncia penal por la muerte de estibador

Hasta las últimas consecuencias

Sociedad Suscriptores
Otro muerto en el puerto

Tan sólo un número