Cultura Suscriptores

En carne propia

Orígenes, etapas y excesos.

Apertura de sala Cinemateca en 1978 / Foto: difusión, Cinemateca

Suele pasar que en los relatos que construimos sobre Cinemateca, en los diálogos y referencias que la aluden, terminamos hablando en primera persona. Nuestras biografías se mezclan con cualquier intento de pensar la institución. Esta cercanía puede volverse un problema cuando queremos estudiarla, comprender los procesos que ha vivido, tratando de corrernos de las leyendas biográficas y las mitificaciones. La dificultad se acrecienta porque el propio origen de Cinemateca está inserto en el gran relato mitificado del “Uruguay excepcional”. La década del 50, los uruguayos campeones, el “Uruguay próspero” del neobatllismo contaminan su historia y la empalman con la construcción de otro de los grandes relatos del período: la generación crítica y, más puntualmente, la gran cultura cinematográfic...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
¿Cómo se formó el público de la Cinemateca Uruguaya?

Una cuestión de ciudadanía

Reabren las salas de teatro, los cines y los museos

El último orejón

Fourteen, de Dan Sallitt, en el ciclo Cinemateca te Acompaña1

De la amistad salir ilesos