En el país de la mala competitividad - Semanario Brecha
Edición 1574 Suscriptores

En el país de la mala competitividad

Una convocatoria que empezó en Facebook concentró a 11 grupos de productores rurales en diez departamentos. Las movilizaciones enlentecieron el tránsito en rutas nacionales a partir de las 10 de la mañana del martes 19, con pancartas que decían: “¡El campo se cansó!” y “¡Basta de bajar la cabeza”.

La propuesta de manifestarse contra algunas medidas del gobierno no surgió de ninguna gremial rural, ni tampoco contó con el apoyo explícito de ningún partido político, aunque diversos dirigentes blancos se hicieron presentes en las movilizaciones. “Nació de un grupo de productores que vemos que algunas decisiones del gobierno afectan al agro”, explicó el gestor inicial de la protesta, el ingeniero agrónomo Marcos Algorta Antía.

Los organizadores coordinaron por Whatsapp la hora de la movilización y el contenido de la proclama que leyeron, y en seis días se pasó de tener dos cortes de rutas organizados a 11. Las protestas fueron por tres áreas: un pedido urgente del pago de la deuda que Venezuela sostiene con industrias lácteas, arroceras y avícolas uruguayas; un reclamo contra la suba ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón