En mi barrio vive el presidente - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

En mi barrio vive el presidente

Para una fuerza política que quiso hacerse amplia para representar también a las capas medias, el apoyo de los más pobres entre los pobres es un legado problemático del primer Vázquez, pero sobre todo de Mujica, y –según algunos– la baza que decidió la elección.

Mujica en el barrio. Foto: Gerardo Carella

Al final del pasaje Al Horno ya no está el hogar de Ana, una pieza de bloques transformada en cocina desde que la gente de un Techo Para mi País le construyese otra, de madera, que había pasado a funcionar como dormitorio para ella, su compañero y sus dos hijos. Rocío, que matea con Gabriela a un costado del montón de escombros que queda de aquello, explica que Ana se fue y que quien compró ese terrenito ha preferido utilizar lo que había como relleno, pues todo el lugar, por poco que llueva, se inunda.

“Los vecinos acá cambian mucho”, sentencia la mujer que quizá tenga 30 años. Siempre fue así. La zona baja del asentamiento Maracaná Sur, en el barrio montevideano La Paloma, es una alternativa sólo para quienes no tienen más chance. “Nosotros, el cambio bueno lo vimos por televisión –ex...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia