Extraño en una tierra extraña - Brecha digital

Extraño en una tierra extraña

Júlia ist. Elena Martín, 2017.

Las nuevas tecnologías al servicio del audiovisual han favorecido, en las últimas décadas, un abaratamiento radical de los costos en la producción de cine. Esto ha tenido un sinfín de consecuencias: un boom del cine latinoamericano, la incorporación creciente de jóvenes creadores a la producción cinematográfica y, por supuesto, importantes cambios en los tipos de relatos. El cine independiente ha encontrado diferentes formas de alejarse de los grandes espectáculos a lo Hollywood, pasando a elaborar historias propias, en muchos casos íntimas y minimalistas, en las que cada director da cuenta de cierto lugar que ocupa en el mundo, con modos de vida y realidades únicas que retratan culturas locales y problemáticas singulares.

Esta película1 es un ejemplo radical de esta clase de nuevos relatos. Una producción que surgió como un proyecto final de carrera, hecha con un equipo y un presupuesto reducidos, y que además se concentra en una anécdota personal. Aquí la joven directora catalana Elena Martín es la actriz que interpreta a la Julia del título, en este caso basándose en experiencias propias. Muchas veces se habla de relatos “ombliguistas”, exhibicionistas e irrelevantes para desestimar esta suerte de “género” –y hay muchos que sí lo son–, pero lo cierto es que, en muchos casos, estas historias promueven una identificación genuina y generan un reflejo válido en el que la audiencia vuelca sus vivencias particulares, cobrando así cierta universalidad. Tal es el caso de esta pequeña y notable película.

La protagonista tiene 21 años y es participante de Erasmus, un programa de intercambio estudiantil universitario entre países del Espacio Económico Europeo. Erasmus funciona desde hace ya 30 años y millones de estudiantes lo han utilizado; es lógico que muchos de ellos vuelquen allí sus ilusiones de salir del país para divertirse, ingerir sustancias y participar de fiestas orgiásticas. De hecho, entre estudiantes españoles es conocida la expresión “irse de orgasmus”. Julia es una estudiante de arquitectura de Barcelona y viaja a Berlín para ingresar en la inmensa Universität Der Künste Berlin, la academia de arte más grande de Europa. Pero lo llamativo de esta propuesta es que las cámaras jamás se separan de Julia, y es probable que en ningún momento estén a más de unos pocos metros de ella. No hay foco en el paisaje ni en los grandes edificios; Berlín se cuela, sobre todo, a través de la interacción de Julia con los demás personajes.

Es así que se propone un notable cuadro de soledad, choques culturales, descubrimiento e independencia, en el cual la extrañeza de un mundo nuevo se superpone con la entrada al universo de las relaciones afectivas, con el aprendizaje de la independencia y, asimismo, con la conformación de la identidad. Júlia ist (en castellano sería “Julia es”, título que remarca el cuestionamiento existencial) es un relato cálido, fresco y sumamente vívido. Es un recorrido carente de pretensiones, un viaje válido y representativo de lo que significa ser un joven perdido en una tierra desconocida.

Artículos relacionados

Cine. Estreno uruguayo: Camino a casa

Para que entre el aire

Cine. En Cinemateca, Life y Sala B: Las cosas que decimos, las cosas que hacemos

Formas de amar

En cadenas Life y Movie. Flee: huyendo de casa

Vivir sin pertenecer

Cultura Suscriptores
Exceso de biopics en el cine

La vida de las estrellas

Cultura Suscriptores
Con Victoria Pena, directora de la película sobre Delia González

La otra cara de la luna