Mundo Suscriptores
Cuba y las protestas que no fueron

Flying Yunior

La oposición había hecho una convocatoria por todo lo alto para el 15 de noviembre. Lo que siguió fue una de esas historias de golpe y porrazo con las que el gobierno lleva años rebajando la credibilidad de quienes lo confrontan.

Un hombre muestra su reloj de pulso marcando la hora en que la oposición convocó a una concentración en La Habana Afp, Adalberto Roque

El mediodía del lunes 15 de noviembre un equipo de la agencia de noticias EFE tocó a la puerta del apartamento de Yunior García Aguilera, el dramaturgo que había convocado para esa tarde una marcha nacional en contra del gobierno cubano. «Los agentes que lo vigilan no nos impidieron acceder», se congratuló el reportero Atahualpa Amerise, aunque la oportunidad apenas le serviría para constatar que el disidente no había sido detenido, como se aseguraba en las redes. «Está en su casa durmiendo […] su suegra nos dijo que se encuentra agotado después del intenso domingo», detalló Amerise en un tuit que fue replicado hasta el cansancio durante las horas siguientes.

El día anterior toda la atención del país se había concentrado en ese despintado edificio de estilo soviético, levantado en la p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cuba tras las cuarentenas

Con 5 dólares al mes

Mundo Suscriptores
El desgaste del sistema de salud cubano

Estado delicado

Cuba y la oposición tras el 11 de julio

Las protestas lunares

Una crónica cubana en tiempo de protestas

Ellos y nosotros

El pueblo de Cuba, las crisis y los modos de manejarlas

Veinte puntos en modo urgente