Hablando se entienden los pibes - Semanario Brecha
Edición 1402 Suscriptores

Hablando se entienden los pibes

A Marley le pusieron así por los dreadlocks que ya no se amontonan en su cabeza y porque se la pasaba todo el día fumando porro. Hecha la fama no se echó a dormir: salió a conversar con los adolescentes que se la pasaban todo el día fumando pasta base y papando moscas. Algunos encararon, otros no. Casavalle, su barrio adorado, parece estar ahí para recordarle a la capital de la antigua Suiza de América que está bien ubicada en América Latina. Los techos de chapa de las casillas atadas con alambres y amuradas con clavos torcidos abrigan a una tercera parte de los niños que nacen en esta zona sur del país. Las madres (no vi ni un solo padre) capitanean el rumbo de los pequeños que van, bien abrigaditos y chupete en boca, en unos cochecitos que parecen triciclos –tienen hasta pedales– por ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia