Cultura Suscriptores

Homo sapiens, homo faber, homo ludens

“Hay una sola cosa sobre la que no tengo dudas: soy escritor”, subraya Carlos Liscano en el texto “Juego de manos”, escrito para el catálogo de una exposición. Hasta aquí, la novedad parece escasa. Pero advertidos los lectores de que el creador de los objetos de arte exhibidos es Liscano, la novedad prospera.

De donde vienen las cosas

La exposición se llevó a cabo en Buenos Aires en el año 2008. Contó con una serie de piezas que constituyen una parte minúscula de los trabajos del autor como artista visual. Para la ocasión, libros artesanales con dibujos de pequeñas figuras humanas, animales, plantas, formas y situaciones de las que fluye la economía narrativa de estas historias dibujadas. La curadora de la muestra, Alina Tortosa, reconoce en Liscano “un autor en sentido amplio (que) dibuja, pinta, construye y escribe para comprender la vida y para analizarse a sí mismo, (…) sus objetos de madera pintados, cajas armadas e ilustradas por él, libros de artista, dibujos, y últimamente la pintura, dan cuenta de su dedicación a una tarea artesanal”.1

Me pregunto cuántos lectores de libros como La mansión del tirano o El fu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Protesta y circo mediático en Cuba

La «revolución» más extraña del mundo

Mundo Suscriptores
alberto Fernández profundiza el modelo extractivista

Trigo transgénico, megaminería y uranio para los (malos) negocios argentinos

Mundo Suscriptores
El «imperialismo económico» de China

Un dragón rojo sobrevuela África

Críticas Suscriptores
Primera novela de Gonzalo Baz

Bucarest, Varsovia y Sofía