Huele a espíritu adolescente - Brecha digital

Huele a espíritu adolescente

En cartelera: “Shazam!”

Shazam! David F Sandberg, Estados Unidos, 2019.

En una de las mejores escenas de esta película, el niño protagonista, convertido en un adulto y apenas consciente de sus nuevos poderes, tiene una desternillante pelea con el villano de turno en medio de una juguetería. Intentando escapar, le tira peluches por la cabeza, mientras el malo lo ataca con todo lo que tiene. En cierto momento, el héroe se ve parado accidentalmente sobre un teclado musical gigante, en un claro homenaje a Big: quisiera ser grande. La referencia no es gratuita, ya que esta película le debe mucho al clásico ochentero, tanto en espíritu como en el contagioso tono de comedia.

Es interesante cómo DC Films y Marvel Studios participan en una competencia abierta por el mercado hollywoodense de superhéroes, de forma similar a como DC Comics y Marvel Comics fueron, durante buena parte del siglo XX, rivales históricos en el terreno de los cómics. Lo cierto es que DC Films, que hace unos diez años estaba plenamente abocado a historias graves, a tonos oscuros, a diálogos como sentencias y a conflictos pretendidamente importantes (en películas como Batman: The Dark Knight), se ha tenido que ir adaptando al creciente humor establecido por Marvel, que sin dudas lleva hoy la batuta en cuanto a taquilla y, por consiguiente, es la que dicta el “estilo” de estas superproducciones. De hecho, DC se ha adaptado con relativa eficacia y, lejos de quedar completamente rezagado, ha logrado recientemente algunas producciones de buen nivel, como La mujer maravilla y Aquaman. Pero, de todos modos, es bastante improbable que esta,1 su última película, pueda vencer al taquillazo de Capitana Marvel, de este año, y seguramente no le llegará ni a los talones a la inminente Vengadores: Endgame, también de Marvel.

Pero la movida ha sido inteligente, y sin dudas fue un acierto encargarle el proyecto al director David F Sandberg, quien tiene en su historial un mérito nada menor: haber filmado Lights Out (2013), uno de los cortometrajes más terroríficos de todos los tiempos, una producción simple y de poco más de dos minutos que invoca miedos atávicos y que es capaz de hacer saltar del asiento hasta al más curtido (puede verse en Youtube haciendo una búsqueda simple). Después de ese corto, Sandberg fue rápidamente reclamado por la industria e incorporado a sus filas, y filmó una innecesaria versión en largometraje de Lights Out (2017) y Anabelle: Creation (2017).

Lo más meritorio de Shazam! está vinculado a sus propias limitaciones. Se trata del blockbuster de superhéroes de menor presupuesto que se haya visto en años, por lo que es lógico que se haya debido compensar con inteligencia. Los énfasis están puestos en los aspectos humorísticos, en personajes sólidos, en una historia pequeña que fluye sin demasiados cambios locativos. Así, el cuadro adolescente toma protagonismo dotando a la película de una frescura atípica, bien acompañada de un libreto creativo y ameno. Es como si la serie Stranger Things y Big confluyeran en una descontracturada historia de superhéroes, y la fórmula funciona muy bien.

Artículos relacionados

Cine. Estreno uruguayo: Camino a casa

Para que entre el aire

Cine. En Cinemateca, Life y Sala B: Las cosas que decimos, las cosas que hacemos

Formas de amar

En cadenas Life y Movie. Flee: huyendo de casa

Vivir sin pertenecer

Cultura Suscriptores
Exceso de biopics en el cine

La vida de las estrellas

Cultura Suscriptores
Con Victoria Pena, directora de la película sobre Delia González

La otra cara de la luna