Jueces y perros – Brecha digital
Edición 1405 Suscriptores

Jueces y perros

Hace unos siete años, un primo mío fue acusado de abusar de una menor (su novia) por la denuncia de sus futuros suegros. Marchó detenido a un juzgado, pidió auxilio, lo socorrí, me consiguieron un "defensor de oficio", fuimos a la calle Misiones y vivimos el calvario... Familia acusadora y "víctima" presentes en el mismo jolcito pequeño del juzgado, entreverados con nosotros, "los" acusados; rostros hoscos, malignos, amenazantes (no los noviecitos, que se tiraban besitos cuando no los veían sus mayores). El abogado (un ave... digo, un ave/zado en tales lides) entraba y salía del despacho del señor juez. Nervios, tensión..., que ya viene el forense. Que "depende si constata penetración", que la cosa es grave, que la mano viene mal... Iba y venía (entraba y salía –como quien dice–, y perdon...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?