La derecha contraataca - Semanario Brecha
Edición 1516 Suscriptores

La derecha contraataca

Las (tímidas) reformas que está impulsando la presidenta socialista chilena, fundamentalmente la educativa y la laboral, están siendo torpedeadas por la derecha política y social y por los sectores más conservadores del propio gobierno.

Estudiantes junto a sus padres movilizados en Santiago. Octubre de 2014 / Foto: AFP, Martín Bernetti

Allá por la década de 1960, cuando las fuerzas armadas argentinas se creían con derecho divino a intervenir en la política, los gobiernos civiles de Frondizi e Illia recibían con frecuencia reclamos y presiones de los militares, que fueron definidos en los medios de comunicación y el habla diaria con el eufemismo de “planteamientos”. Ambos mandatarios terminaron derrocados. El uso de ese término por un comentarista político de la televisión de Chile, hace algunos días, bien puede describir el acoso en todos los frentes que está sufriendo la presidenta Michelle Bachelet por su plan de reformas. Los autores de los “planteamientos”, según el periodista, son los empresarios, que cuentan con ayuda de los partidos opositores, la mayor parte de los medios de comunicación y la cuasi derecha que es...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia