Cultura Suscriptores

La estabilidad del pasado

Marguerite Yourcenar y la vorágine de la historia.

AFP PHOTO

En los años ochenta, en Francia, se encuentran dos literatos y uno le pregunta al otro: “¿Cómo son los baños de la Academia Francesa?”; como se debe, el otro no sabe qué responder, lo que le permite al primero concluir: “Hay dos puertas, una dice ‘Hombres’, la otra ‘Marguerite Yourcenar’”.

Nacida en Bélgica en el seno de una familia aristocrática, Marguerite Yourcenar (1903-1987) perdió a su madre apenas llegada al mundo. Su infancia la vivió viajando con su padre, que desde muy chica la incitó a leer los clásicos y a aprender latín, y con quien desarrolló un vínculo muy estrecho, hasta que él también falleciera en 1929, poco antes de la publicación de su primera novela, Alexis o el tratado del inútil combate. Esta discreta nouvelle, que será muy bien recibida por la crítica, es una car...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente

Cultura Suscriptores
Juan Marsé (1933-2020)

El cronista de los vencidos

Cultura Suscriptores
Centenario de Clarice Lispector

Las metamorfosis del mal

Cultura Suscriptores
Primera novela de Ocean Vuong

Carta a la madre

Cultura Suscriptores
Un reencuentro con Enrique Vila-Matas.

Los artificios de un novelista errante