Cultura Suscriptores

La estabilidad del pasado

Marguerite Yourcenar y la vorágine de la historia.

AFP PHOTO

En los años ochenta, en Francia, se encuentran dos literatos y uno le pregunta al otro: “¿Cómo son los baños de la Academia Francesa?”; como se debe, el otro no sabe qué responder, lo que le permite al primero concluir: “Hay dos puertas, una dice ‘Hombres’, la otra ‘Marguerite Yourcenar’”.

Nacida en Bélgica en el seno de una familia aristocrática, Marguerite Yourcenar (1903-1987) perdió a su madre apenas llegada al mundo. Su infancia la vivió viajando con su padre, que desde muy chica la incitó a leer los clásicos y a aprender latín, y con quien desarrolló un vínculo muy estrecho, hasta que él también falleciera en 1929, poco antes de la publicación de su primera novela, Alexis o el tratado del inútil combate. Esta discreta nouvelle, que será muy bien recibida por la crítica, es una car...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Con Mariana Enríquez

Rápido y entrópico

Cultura Suscriptores
La literatura desde el bilingüismo1

Vivir en la lengua

Cultura Suscriptores
Patricia Highsmith cumple 100 años

Psicopatología de la vida cotidiana

Cartografía poética de Agamenón Castrillón

Para seguir el vuelo

Cultura Suscriptores
Con Gabriel Saad: crítico, narrador, poeta y traductor

Encanto y discreción en la escritura