La información que dan las armas – Brecha digital
Destacados Suscriptores

La información que dan las armas

Las cien mayores empresas fabricantes de armas del mundo produjeron en 2013 por valor de 402.000 millones de dólares, unas ocho veces el Pbi de Uruguay. Hubo una disminución de 2 por ciento con respecto al año anterior, que se atribuye al retiro de Estados Unidos de Irak y Afganistán. Pero las cifras marcan una tendencia estable.

Foto: AFP, Haidar Hamdani

Las armas pequeñas y livianas siguen siendo las protagonistas de las muertes más violentas relacionadas con conflictos, de todos los sistemas de armamento. Es típico su uso en todas las insurgencias y conflictos armados, y las muertes de no combatientes siempre son un factor importante en sus cifras globales de mortalidad. Su uso es también protagónico en otras formas de violencia, como la violación sistemática y el desplazamiento forzado de población.

Estados Unidos es el mayor vendedor de armas del mundo, con 56 por ciento, y sumadas las principales compañías de los países de la Otan alcanzan el 84,2 por ciento de las ventas globales, según el segundo centro de estudio del armamentismo en el mundo, el Swedish International Peace Research Institute (Sipri), con sede en Estocolmo; el to...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?

Cultura Suscriptores
A 50 años del asesinato de Ibero Gutiérrez

La realidad sigue siendo conservadora