La larga marcha - Semanario Brecha
Edición 1519 Suscriptores

La larga marcha

La hoja de ruta marcada por instituciones, partidos y sociedad civil catalana después de la consulta del 9 de noviembre pasa por unas elecciones de carácter plebiscitario y una posterior declaración de independencia. Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, insiste en que nunca negociará la “soberanía nacional”.

Cataluña. AFP, LLUIS GENE

El 9 de noviembre fueron 2,5 millones los ciudadanos de Cataluña (sobre 5,4 millones de votantes potenciales) que participaron en la votación no vinculante sobre la independencia convocada por la Generalitat (gobierno catalán) y cuya organización y desarrollo recayó en 40 mil voluntarios. La sociedad catalana sorteaba así la proscripción impuesta desde Madrid y las amenazas de procesar a todo funcionario que tomara parte en esta consulta, que tuvo que realizarse sin censo y con muchísimos menos lugares de votación que, por ejemplo, en unas elecciones legislativas.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy y los medios de comunicación radicados en Madrid intentaron, una vez más, minimizar y ridiculizar la movilización civil catalana, al igual que hicieron con las multitudinarias marchas d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto