La memoria de Ernesto - Brecha digital
Edición 1499 Suscriptores

La memoria de Ernesto

Ernesto había sido enviado desde Chile hasta Buenos Aires, donde fue recogido por su abuelo polaco, Enrique Lejderman, y su abuela ucraniana, Elisa Konujowska. “¿Y mis papás dónde están?”, preguntaba el niño. “El papá y la mamá –dijeron los abuelos– murieron en un accidente.” Como aquello no lo convenció, durante mucho tiempo Ernesto se pasó revolviendo los muebles en busca de otra respuesta. Cajones de armarios, estanterías de roperos, viejos escritorios y máquinas de coser fueron asaltados por la curiosidad del pequeño y desobediente Ernesto.La duda lo persiguió, no lo dejó en paz. El niño le insistió a su abuela e incordió a su abuelo. “Ernesto: murieron en un accidente de auto”, le repitieron ambos. Pero no hubo caso. El pequeño fue creciendo y convirtiéndose en un hombrecito, mientra...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
La obra de Alfredo Lucho Maurente (San Carlos, 1910-La Paloma, 1975)

Pescador de sueños

Cultura Suscriptores
Con Gustavo Rodríguez, Premio Alfaguara de Novela 2023

«Perú carga el ADN de haber sido fundado como una empresa»

Edición 1940 Suscriptores
El levantamiento peruano entra en su séptima semana

A pesar de las balas

Edición 1940 Suscriptores
El MI utiliza la reserva y el «silencio positivo» para no brindar información

Cultura hermética