La memoria de Ernesto - Semanario Brecha
Edición 1499 Suscriptores

La memoria de Ernesto

Ernesto había sido enviado desde Chile hasta Buenos Aires, donde fue recogido por su abuelo polaco, Enrique Lejderman, y su abuela ucraniana, Elisa Konujowska. “¿Y mis papás dónde están?”, preguntaba el niño. “El papá y la mamá –dijeron los abuelos– murieron en un accidente.” Como aquello no lo convenció, durante mucho tiempo Ernesto se pasó revolviendo los muebles en busca de otra respuesta. Cajones de armarios, estanterías de roperos, viejos escritorios y máquinas de coser fueron asaltados por la curiosidad del pequeño y desobediente Ernesto.La duda lo persiguió, no lo dejó en paz. El niño le insistió a su abuela e incordió a su abuelo. “Ernesto: murieron en un accidente de auto”, le repitieron ambos. Pero no hubo caso. El pequeño fue creciendo y convirtiéndose en un hombrecito, mientra...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón