La mona se viste de seda – Brecha digital
Destacados Suscriptores

La mona se viste de seda

Los mandos pretenden despojar de sombras a la institución a través de cuestionadas tareas “en beneficio de la sociedad”. Las empresas consultoras no se ponen de acuerdo respecto de cómo ha evolucionado la confianza de la población en los uniformes. Y el eterno debate en torno a la defensa, su presente y su razón de ser se agudiza.

Fuerzas Armadas. Dibujo: Ombú.

Las Fuerzas Armadas buscan lavar su cara. Pero utilizan estrategias que, como a veces sucede con los productos de limpieza de dudosa calidad, no evitan que las suciedades persistan. Algunas mediciones de opinión pública afirman una mejora en la imagen de la institución, pero de los diferentes análisis que los números desatan surgen discrepancias. Lo mismo sucede cuando se hurga en los motivos que habrían incidido en esa mejoría, que para algunos ni siquiera es tal. Hay quienes señalan que las tareas sociales que despliega el Ejército configuran el principal indicador de su actual posicionamiento, en un contexto en el que ha ganado notoriedad gracias a tareas de apoyo en las inundaciones del litoral del país o la recolección de basura en Montevideo. También hay de los que despotrican contra...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?