La posibilidad interrumpida - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

La posibilidad interrumpida

El destino de dos de los mayores intelectuales judíos del siglo XX, obligados al exilio por la persecución nazi, tomó caminos distintos, donde la casualidad no dejó de intervenir. Caminos truncados por la más planificada barbarie de la historia. Aquí la correspondencia entre Eric Auerbach y Walter Benjamin.

Correspondencia

Pertenencias de Walter Benjamin: “Una cartera de piel de las usadas por los hombres de negocios; un reloj de caballero; una pipa; seis fotografías; una radiografía; unos lentes; varias cartas...”. Fue un comisario de Figueres, en la provincia española de Gerona, quien redactó estas líneas ante el pedido de información que desde Nueva York hizo Max Horkheimer, en octubre de 1940. La lista de la policía –revelada por los editores de Walter Benjamin. Archives, quienes dirigieron una exposición de documentos en París, en 2011– también refiere a “papeles de contenido desconocido” y a la suma de dinero que Benjamin dejó en un hotel del poblado fronterizo de Port-Bou, donde fue encontrado muerto el 27 de setiembre de 1940. Todavía impresiona el desenlace: Benjamin optó por aplicarse una dosis let...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia